Viajar por el mundo es un gran placer pues se conoce la diversidad de culturas que cada uno de los países posee. Tal variedad por supuesto también está manifestada en la gloriosa gastronomía. Pero ¿Por qué gloriosa? No hay más que halagar cantidad de platillos que por medio de su exquisito sabor salen a flote la esencia de lo nacional, del lugar a quien representan. Un tour gastronómico resultaría una sensacional experiencia donde el turista estaría con su corazón contento debido a una frase popular: “barriga llena, corazón contento”.

En el mundo son numerosos los establecimientos donde es posible probar muchos platillos, cada ciudad es un abanico de opciones.

Entre las mejores ciudades para practicar turismo gastronómico y comer bien encontramos a París, capital de Francia; a Barcelona y Madrid en España; a Roma y Milán en Italia; a México D.F en México; a Lima y muchas otras ciudades del Perú; a Hong Kong, Beijing y Shanghai en China y a Tokio en Japón.