El turismo debe ser una actividad que debe abarcar a todos los sectores sociales y a personas de todo tipo, todos tienen el mismo derecho de poder disfrutar de este tipo de experiencias recreativas sin importar las diferencias entre las clases económicas. Es por eso que resulte muy loable la participación de los gobiernos en cuanto a diversas propuestas para llevar a cabo el turismo social en cada vez más naciones alrededor del mundo.

Para que entiendas exactamente en que beneficia el turismo social te lo podemos graficar de esta manera: cada vez existe una mayor división entre las clases sociales altas y bajas, mientras que las personas con mayor poder adquisitivo pueden costearse viajes a diversas partes del mundo o regiones dentro de un mismo país, la gente de menores recursos económicos se ven marginadas en este punto. La marginación en general a su vez trae mayores problemas para la sociedad, tanto de clase social o urbana. La exclusión social muchas veces es la culpable de que se acrecienten males de una sociedad tales como la delincuencia juvenil, el alcoholismo, pérdida de valores, la violencia, etc.

El turismo social no se presenta como una solución para este tipo de males sociales, pero bien puede significar para muchas personas una forma de reincorporación a la sociedad. Otras personas que muchas veces no pueden realizar actividades turísticas son los discapacitados, las agencias de turismo no suelen pensar en sus necesidades especiales para poder convivir tranquilamente en este mundo que avanza cada vez de manera más acelerada.