Durante décadas, libros, artículos y páginas webs, miles de viajeros por medio de la escritura y la fotografía han dejado su legado a lo que en playas respecta. Sin embargo, la diversidad de opiniones nos deja varados a orillas de esa otra, tal vez la más famosa: la incertidumbre. Mientras unos prefieren lo rústico y natural, otros van hacía una opinión netamente tecnológica y cosmopolita. Y así, jamás nos pondremos de acuerdo; entonces… ¿Cabe en este mundo la pequeñez de un papel que detalle de forma empírica algo inequívocamente imparcial?

Entre las mejores playas del mundo encontramos a Santorini en Grecia; a Tetiaroa en Tahiti; a Rodas en las Islas Cíes en España; a la Playa de Aroa en las Islas Cook; a Le Morne Brabant en las Islas Mauricio; a la isla de Contoy en Cancún, a Tulum, a Yelapa en Puerto Vallarta y a Las Gatas en Zihuatanejo, México; a Ipanema, a Praia do Sancho, a Jericoacoara y a Porto da Barra en Brasil; a las playas de Mónaco; a las Playas de Niza en Francia; a la isla Caladesi Island, a Myrtle Beach, a Miami Beach, a Kaanapali y a Honolulu (en Hawaii), a Key West, y a las playas de San Diego, Estados Unidos; a Punta Sal al norte del Perú; al Parque Nacional de Tayrona en Santa Marta, Colombia; a Palawan y a Boracay en Filipinas; a Nungwi en Zanzíbar, Tanzania; a Arambol en Goa, India; a Whitehaven en las Islas Whitsunday en Australia; a Shell Beach en la Isla de Purbeck, en Inglaterra; a Sinclair’s Bay en Escocia; a Thulhaagiri en Maldivas; a Fort George Key, en Turcos y Caicos; a Las Terrenas en República Dominicana; a Los Roques en Venezuela; a Ko Lanta en Tailandia; a la Nylon Pool en Tobago; a West Bay en Roatán, Honduras; a Matira Point en Bora Bora, en la Polinesia; a Pink Sands Beach en Bahamas; a Cayo Zapatillas en Panamá; a Half Moon Bay en Antigua; a Playa Pilar en Cuba y a Cas Abao en Curazao.