El día de hoy hemos decidido viajar a la capital de Estonia, Tallin. Geográficamente Tallin ocupa tan solo 160 kilómetros cuadrados, siendo al mismo tiempo la ciudad más poblada de este país y el principal puerto para diversas actividades de diversa índole. En cuanto al clima que presenta, este es muy suave y pasable sin llegar a extremos marcados como se suele dar en Europa, de esta manera encontramos máximos en verano menores a los 22º C y mínimos algo más considerables que oscilan hasta los 4º C. También se suele encontrar presencia de nevadas aceptables durante pleno invierno, mientras que en verano el cielo es en demasía despejado.

Tallin: La capital de Estonia

En la zona de la ciudad Vieja encontramos a la Puerta de Viru; a la Raekoda que es el ayuntamiento; a la Catedral Alexander Nevsky, la cual data del siglo XIX y es una iglesia rusa ortodoxa; el Riigikogu o parlamento de Estonia; la Catedral de Santa María, un templo luterano que data del año 1229; el Museo de las Ocupaciones que revive la historia Nazi y Soviética. En las afueras de la ciudad encontramos al Zoológico de Tallin; al Museo del Aire; al Monasterio Sagrado Birgitta; a la Torre de TV Tallin; al suburbio de Kalamaja; a la zona Rottermann; al Museo de Arte Nacional KUMU; al distrito Pirita; a los Jardínes Botánicos; y al Palacio Kadriorg.