Conocido como el Muro de los Lamentos, hallamos al centro sagrado más grande en la historia actual del judaísmo. Ubicado en Jerusalén, encontramos a este lugar que data de las épocas en las que Herodes “El Grande” dominaba la zona, siendo este gran muro una de sus grandes edificaciones para protegerse a los alrededores del Monte Moriá de a mediados del año 37 a.C. Este muro es lo único que queda de esos tiempos, siendo dejado en pie por el general romano Tito para que los judíos se acuerden de la victoria romana ante Judea.

Muro de los Lamentos: El centro sagrado del Judaismo

Es común ver cada año la peregrinación del pueblo judío hacia estas tierras, ellos ven más bien en este muro el poder de Dios, quien mantuvo este muro intacto todo este tiempo, lo común es ver gente que se acerca al muro con el único fin de rezar en este lugar tan sagrado, cada año es posible encontrar historias de personas que llegan de los rincones más alejados del planeta con el único fin de llegar a este lugar y orar. Una costumbre común que suele darse en el Muro de los Lamentos es la de introducir papeles con plegarias y peticiones escritas en ellos entre los ladrillos en la pared del muro, esta costumbre ya lleva varios siglos de antigüedad.