En esta ocasión vamos a realizar un viaje hacia la paradisíaca Tahití. Para comenzar, vale nombrar a la isla Bora Bora, ubicado justamente en el lado noroeste de Tahití. Se trata ni más ni menos de una formación de origen volcánico, el cual vale decir que yace extinto. Bora Bora presenta una belleza natural encantadora, a su vez se encuentra rodeado por Motus, los cuales son pequeños islotes que presentan una vegetación única de este lugar exótico y natural, de todos los motus se destaca el Motu Tapu como uno de los más visitados y requerido por los turistas. Por otro lado, Bora Bora presenta como punto más alto al monte Otemanu, con 727 metros de altura.

Tahiti: Paradisiaca isla del Pacifico

Vale mencionar que se pueden realizar caminatas por el monte Otemanu, comenzando por la bahía de Vairau se realizan recorridos de dos horas para poder llegar a lo más alto. Pese a no ser un monte que requiera una caminata tan larga, el recorrido llega a durar un aproximado de dos horas debido a que es un monte en demasía empinado, por ello mismo se recomienda realizar el recorrido con un experto o guía. En tu camino a lo más alto seguramente encontrarás cabras en su hábitat natural y cuando llegues a lo más alto te sentirás satisfecho al ganarte con una de las más bellas vistas del Océano Pacífico.

Tahiti: Paradisiaca isla del Pacifico

Por otro lado, si quieres disfrutar de uno de los eventos culturales más importantes en lo que se refiere a las islas del Pacífico puedes viajar a Tahití en medio del Heiva i Tahiti, un evento cultural lleno de bailes propios de estas tierras que fueran en su época prohibidos. A lo largo de esta festividad se puede hallar un gran número de espectáculos culturales y eventos deportivos, siendo claramente el evento más esperado las competencias que tienen relación con a las diversas danzas, un espectáculo que viene a su vez acompañado de prendas típicas que demuestran la riqueza cultural del pueblo de Tahití.