Lima es una de las ciudades del Perú que alberga una gran cantidad de museos, casonas y sobre todo, sitios de arquitectura de corte virreinal, que conviven entre las diversas construcciones modernas; abriéndose paso en una ciudad cosmopolita y de rápido crecimiento económico.

Cada visita efectuada por sus amplias calles y avenidas brindan una reflexión acerca de la majestuosidad del desarrollo urbano y una nostalgia por un pasado que dejó huella en las diversas costumbres de la capital. Distritos como San Isidro ilustran de manera detallada como lo moderno y lo ancestral conviven en armonía dando como resultado un paisaje digno de apreciar.

Conocer un poco más del distrito de San Isidro es remontarnos hacia el periodo precolombino, época en donde la región de Huatica albergaba uno de los principales centros culturales de la región: El Señorío de Huallas. Ya por el periodo colonial, las tierras del Señorío fueron entregadas a Nicolás de Rivera “El Mozo” fundador de la capital de Lima; y así posteriormente hasta 1777, en donde el Conde de San Isidro tomaría el control de las mismas conservando el paisaje tradicional y cambiándole de nombre al lugar.

Visitar San Isidro es conocer lo mejor de la cultura limeña. Cada una de las construcciones tradicionales y modernas conviven en armonía con las diversas áreas verdes, tales como el Parque El Olivar que es uno de los mejores ejemplos de belleza y tradición. Con una extensión de 23 hectáreas, mantiene en su seno los más antiguos ejemplares de árboles de olivo; además de ser el mayor tesoro de la ciudad.

Los diseños arquitectónicos clásicos del distrito ofrecen un halo de tradición y excelencia en base al estilo barroco que poseen sus estructuras. Un ejemplo de ello es la Basílica de la Virgen de Pilar que se erige a pocos metros del parque El Olivar. El altar de la misma alberga uno de los mejores retablos coloniales tallados y cubiertos con acabados en pan de oro.

Finalmente, una de las construcciones precolombinas más importantes y que forma parte de los íconos del distrito es la Huaca Huallamarca, centro pre incaico que fue construido por la tribu de los Huallas. Este recinto fue utilizado como centro funerario; ya que en ella se hallan restos humanos acompañados de cerámicas, utensilios de labrado y mantos de la cultura Tiahuanaco, demostrando con ello la gran influencia comercial que poseía en aquella época.