Al momento de ir de viaje, la pregunta es por qué no optar por la visita a un país o destino que no sea tan común para nosotros, el sentido de aventura debería ser algo que deberíamos tener intacto ya que ayuda a darnos viajes mucho más interesantes y memorables. Uno de los casos que nos tocaría resaltar es el de Oceanía, continente lleno de naciones pequeñas en tamaño pero con atractivos naturales y turísticos imperdibles. Su área costera puede ser comparable en belleza natural a la del Caribe y las ciudades de sus países principales pueden ser comparables con las de Europa. Conozcamos las características turísticas de este continente.

Oceania: Continente insular de belleza natural

Oceanía está conformada por países como Australia, Nueva Zelanda, Nueva Caledonia, Papúa Nueva Guinea, las Islas Salomón, Vanuatu, Estados Federados de Micronesia, Guam, Kiribati, Islas Marshall, Islas Marianas, Nauru, Palau, Isla Wake, Samoa, Islas Cook, Isla de Pascua, Polinesia Francesa, Hawaii, Niue, Islas Pitcairn, Tokelau, Tonga, Tuvalu y Wallis y Futuna.

Entre las ciudades más importantes de Oceanía encontramos a Apia, Auckland, Christchurch, Melbourne, Nouméa, Papeete, Port Moresby, Suva y Sydney.

Oceania: Continente insular de belleza natural

Otros destinos interesantes son el Parque Nacional Abel Tasman, Aitutaki, Bora Bora, Isla Norfolk, la Gran Barrera de Coral, Moorea, Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, y Vava’u.

Oceanía resulta en lo general un continente favorable para visitar tanto en solitario, con amigos o en familia, los interesados podrán además conocer la peculiar flora y fauna local, tanto en el sentido marino y terrestre. El clima en Oceanía varía según la zona a visitar pero en todos los casos resultan aceptables, siendo lo más común que este sea de clase tropical y subtropical, teniendo poca abundancia en lo que se refiere a lluvias.