Como uno de los estados más peculiares dentro de los Estados Unidos tenemos que mencionar el caso de Alaska, considerado como el más grande de todos ellos además de tener otras peculiaridades que requieren ser conocidas ya que pueden terminar dándote el deseo de poder viajar a estas tierras.

Alaska: El estado artico de Estados Unidos

Iniciando con un poco de historia, Alaska es considerado como el estado número 49, siendo el penúltimo en ser considerado como tal en el año 1959, su nombre proviene de la lengua aleutiana, donde se usa la palabra “Alyeska” para referirse a una tierra grande (recordemos que se trata del estado más grande de esta nación). Durante el siglo XX, Alaska ha crecido de manera económica gracias al descubrimiento de yacimientos de petróleo, siendo esta la base principal de la economía local.

Entre las características geográficas de Alaska podemos notar que es un estado norteño, hallándose en la frontera con Canadá además de estar rodeado marítimamente con tanto el océano Pacífico y el Ártico. Así mismo también se encuentra muy cercano a Rusia, esto gracias a que únicamente se encuentran separados por el famoso estrecho de Bering. Un dato curioso de este estado es que no limita con alguno otro, siendo algo que comparte con Hawaii, los únicos con esta característica peculiar, aparte de tener mayor área costera que todos los estados en conjunto que poseen salida al mar.

Alaska: El estado artico de Estados Unidos

En Alaska no puedes dejar de visitar ciudades como Juneau, Anchorage, Barrow, Deadhorse, Dutch Harbor-Unalaska, Fairbanks, Homer, Ketchikan, y Kodiak.

También puedes visitar destinos como el Monumento Nacional Cape Krusenstern, el Parque Nacional Denali, el Parque Nacional Gates of the Arctic, el Parque Nacional Glacier Bay, el Parque Nacional Katmai, el Parque Nacional Kenai Fjords, el Parque Nacional Lake Clark, el Parque Nacional Wrangell-St. Elias y la Reserva Nacional Yukon – Charley Rivers.