Tengamos en cuenta que existen diversas clases de pasaportes a nivel mundial para poder ingresar a diversas naciones y regiones, un ejemplo de ello viene a ser el pasaporte andino, un caso muy peculiar que se da a cabo en América Latina, sirviendo para los países que conforman a la famosa Comunidad Andina: Ecuador, Perú, Bolivia y Colombia (Venezuela también formó parte de esta unión hasta hace unos años atrás). Mediante el uso del denominado pasaporte andino los pobladores de todas las naciones mencionadas con anterioridad tienen el derecho a poder andar por ellos mismos de manera libre sin la necesidad de tener que sacar visa para poder lograrlo. En el caso específico venezolano, pese a ya no expedirse, los pasaportes existentes seguirán vigentes hasta que llegue su fecha de vencimiento.

El pasaporte andino ha comenzado a regir en todos los países de la Comunidad Andina a la mitad del 2010, siendo Colombia el último a unirse, esto pese a que el concepto se encontrara existente desde junio del 2001 mediante la Decisión 504. Como características del pasaporte andino encontramos un modelo uniforme para los cuatro países que lo conforman, siendo en todos presente la leyenda Comunidad Andina en la parte superior de la carátula, acompañado esto del nombre oficial del país emisor. El tamaño del pasaporte es de 88 mm por 125 mm, además destaca en todos ellos el vino tinto como único predominante mientras que toda la información yace en tonalidades dorada.