Leyendas de Guatemala

La riqueza cultural latinoamericana se puede comprobar en el hecho de tan solo caminar por las calles de cualquier pueblo o ciudad y ver los diversos detalles pintorescos que nos rodean en muchos casos. Pero pese a ello, es también resaltante como es que cada nación cuenta con sus propias leyendas populares y mitos que vale la pena poder conocer, viendo ahora el caso de Guatemala.

Una de las historias más conocidas es la de El Sombrerón, aquel hombrecillo de finas botas de cuero con espuelas de oro y una guitarra de plata que todos los días cantaba muy cerca a la casa de una joven llamada Celina, la cual rápidamente cayó enamorada del extraño personaje. Conociendo el resto del pueblo el origen inhumano de El Sombrerón no dudaron en avisarles a los padres de Celina, quien terminó en una iglesia, muriendo de tristeza, lo cual causó una profunda tristeza en El Sombrerón que muchos aseguran todavía escuchar.

Otro caso muy conocido y mencionado es el de los entierros, en los cuales se asegura que diversos personajes históricos o pertenecientes a la aristocracia han dejado enterrados diversos tesoros que todavía no son encontrados. Según la leyenda las personas sueñan con el personaje en cuestión y un lugar de la ciudad que brilla, siendo ahí donde están los famosos entierros.