Siempre que se hable del IVA estamos refiriéndonos al acrónimo del Impuesto al Valor Agregado, el cual uno está pagando constantemente sin darse cuenta al momento de comprar casi cualquier tipo de producto. El hecho que en algunos casos no se cobre tiene que ver con el hecho que los gobiernos suelen seleccionar algunos cuantos productos para que se encuentren libres de su pago en alguna o todas las etapas que se presentan en la comercialización.

IVA: Impuesto al Valor Agregado

El IVA, por lo que hemos podido apreciar, es un agregado que se le otorga al precio de todo producto, el cual puede variar según el país. Indirectamente esto mismo hace que los comerciantes tengan que pensar que tanto debe variar el costo de sus servicios y productos para que le generen ganancias y su relación con el público no se vea afectada.

IVA: Impuesto al Valor Agregado

Hay que tener en cuenta que el nombre de IVA cambia en algunos países, ya que si bien es muy aceptado en la mayoría de naciones de América Latina podemos ver algunos casos distintos tales como la presencia del VAT en Guyana; IGV en Perú; o IPI, ICSM e ISS, siendo estos tres casos propios de Brasil y requiriendo de diversos porcentajes dentro del costo del bien o servicio a comprar.