Uno de los más emblemáticos cruceros trasatlánticos del siglo XX es el RMS Queen Elizabeth, el cual como su nombre llega a indicar se trata de un tributo a la reina de Inglaterra. En su momento llegó a considerársele como el más grande trasatlántico construido, habiéndose quedado con ese título aproximadamente por 55 años. Su construcción inició en 1936 y dos pares de años después realizó su primer viaje, habiendo encontrado su final como vehículo activo en 1968, ocurriendo 4 años después un incendio que terminaría haciéndolo desaparecer.

RMS Queen Elizabeth: Recordado Transatlantico de Cunard Line

El Queen Elizabeth fue construido siguiendo el modelo del Queen Mary, el cual se considera como su “hermano gemelo”, tan solo que perfeccionándolo, dando paso a ser utilizado en un inicio como vehículo transportador de tropas de los Estados Unidos hacia Europa en medio de la Segunda Guerra Mundial. Al acabar este acontecimiento bélico el Queen Elizabeth volvió a ser utilizado para finalidades de viaje para personas comunes, siendo durante toda la década de los 50 el principal medio de viaje por el Atlántico, ello hasta que los aviones comerciales se convirtieron en el principal medio de viaje a nivel mundial.