El Excalibur Hotel & Casino es un hotel y casino de lujo ubicado en el strip de Las Vegas, Nevada, Estados Unidos. El hotel recibe el nombre de Excalibur en honor a la mítica espada del Rey Arturo. La fachada del edificio tiene forma de castillo y presenta una figura que representa al mago Merlín. Te interesará saber que la arquitectura del Excalibur Hotel & Casino está inspirada en el castillo de Carcasona de Francia.

Excalibur Hotel & Casino: Hotel con Tematica Medieval en Las Vegas

El Excalibur Hotel & Casino nos ofrece habitaciones y suites que disponen de televisores con pantalla plana de 42 pulgadas, colchones con acolchado doble, baños de estilo contemporáneo decorados con granito, y vistas a la ciudad.

El Excalibur Hotel & Casino dispone de una serie de restaurantes como el Excalibur Buffet, a donde podemos degustar de los mejores buffets en Las Vegas, un verdadero festín de sabores para el paladar. El restaurante está abierto para los desayunos, almuerzos y cenas. The Steakhouse at Camelot es un restaurante de parrillas a donde podemos degustar de los mejores cortes de carne vacuna y mariscos frescos. El Buca di Beppo Italian Restaurante es un restaurante de auténtica comida italiana, a donde podemos comer pastas, ensaladas, pizzas, postres, etc. El Dick´s Last Resort es un restaurante divertido con música en vivo, y ambiente relajado. El Baja Fresh Mexican Grill es un restaurante en el cual podemos degustar lo mejor de la cocina mexicana.

Excalibur Hotel & Casino: Hotel con Tematica Medieval en Las Vegas

En cuanto a espectáculos, el Excalibur Hotel & Casino nos permite entretenernos con algunas puestas en escena sin igual como el Tournament of Kings, una cena show con temática medieval, con caballeros luchando a lomo de caballo. A las chicas que viajan para despedidas de solteras, le recomendamos el espectáculo Thunder from Down Under, un show exclusivo para mujeres con strippers australianos. Finalmente a quienes gustan de la buena música, el los Bee Gees Australianos complacerán a los melómanos. Se trata de un excelente tributo a los Bee Gees.