La Isla de Elefanta llamada originalmente originalmente Gharapuri es una de las islas de la India más frecuentadas por los turistas debido a que posee un gran complejo de templos y cuevas que contienen relieves, esculturas de Shivá y que se posan en una extensión de 5,600 metros cuadrados.

Isla de Elefanta: Templos y Cuevas en honor a Shiva

La tranquila y exuberante Isla de Elefanta, considerada como Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987, se ubica a una hora en barco del puerto de Kolaba en Mumbai, dentro del estado de Maharashtra.

Según cuenta la historia, las cavernas de la Isla de Elefanta fueron construidas entre los años 810 y 1260. La Isla de Elefanta fue llamada así por los portugueses quienes, al descubrirla, apreciaron a elefantes de piedra en la entrada del puerto.

La isla, además de sus monumentos, también posee una abundante vegetación que puede ser vista desde el observador -el pico más alto de la isla- al que se accede por medio de un camino que comienza detrás de las cuevas.

Otra atracción es la abundancia de monos, que han aprendido a vivir al margen de los turistas pero sin obviarlos -muchos son los casos en los que los monos roban comida, cámaras o artefactos-.