El país que es hoy los Estados Unidos de Norteamérica nos suele venir a la mente sólo como la potencia mundial que marca la pauta a nivel político, tecnológico y cultural en el mundo actual, pero mucho antes su territorio fue habitado por múltiples pueblos aborígenes que sabían ya, con las herramientas de subsistencia más elementales, desarrollar la convivencia de distintos cultos, lenguajes y formas de vida, pues tenían como gran denominador común su profundo respeto a la naturaleza.

Principales Culturas de Norteamerica

Estos pueblos empezaron a poblar Norteamérica alrededor del año 8000 a.c y son 6 las regiones culturales que se han establecido para clasificarlas.

El área del Ártico y Subártico (Alaska) acogió a los pueblos Norton, Dorset y Thule, que desarrollaron la pesca y la caza de focas, ballenas y morsas, así como del caribú y el buey almizclero. Se destacaron en la manufactura del marfil y el hueso de los animales capturados.

En el área de los Bosques Orientales (Desde Minnesota hasta Carolina del Norte), al final del arcaico se sucedieron las culturas Adena (700 a.c – 400 a.c) y Hoppewell (100 a.c – 300d.c) de las que se sabe mantuvieron contacto con pueblos de Mesoamérica; cultivaron principalmente el maíz y desarrollaron un registro arqueológico notable.

Los montículos de piedra que predominaron en la cultura Adena y que formaban círculos, pentágonos o figuras de animales, como el gran Montículo de Ohio, reaparecerían como grandes complejos funerarios de más de 500m de diámetro, durante la existencia de los Hoppewell. En ellos se han encontrado ofrendas que consistían en objetos hechos de cobre del Missisippi, mica de los Apalaches, conchas del Caribe, cuarzo, ópalo y esteleatita, entre otras piedras, que demuestran que hubo una red comercial significativa. Siglos después, en algunos puntos de la ruta de comercio Hoppewell florecerán centros urbanos de hasta 10000 habitantes.

Principales Culturas de Norteamerica

Las Grandes Llanuras (hoy Iowa, Nebraska y Texas, entre otros estados) designan el inmenso territorio bordeado por los Apalaches al este y la Gran cuenca por el oeste. La característica principal es la presencia de los extensos pastizales habitados por cíbolos y venados, y en que además era posible la recolección de una rica variedad de semillas y tubérculos.

Los pueblos se dividen por la lengua que hablaron, el Sioux (los Hidatsa, los Quapaw, etc), el Caddo (los Wichita, por ejemplo) y el Algonquina (principalmente los Cheyenne).

La tradición cultural del desierto (Utah, principalmente) se originó tras el deshielo de la Gran cuenca y la Meseta (alrededor del 7000 a.c), que dejó un territorio árido en el que la subsistencia consistía en la recolección de semillas, raíces, bayas, así como en la caza de venados, conejos y otros roedores. Comunidades seminómades como los Fremont, Shoshone, Utes y Paiutes dejaron muestras de sus utensilios, como puntas de dardo y piedras de moler, a lo largo de su desplazamiento estacional.

El Área cultural de California y el Suroeste comprende grupos humanos que entraron en contacto con culturas mesoamericanas, lo que los llevaría a desarrollar de manera incipiente la agricultura. Al sur de Arizona, alrededor del 500 a.c se inicia la tradición de los Hohokam, que sentaría sus bases en la irrigación del desierto; con el tiempo surgen poblados como el de Snaketown, en donde cobra vida una seña cultural que tendrá especial relevancia, la cerámica rojo sobre crema. En los años 1000 d.c se edifican construcciones rectangulares de adobe y caliche en desfiladeros. La arremetida de los apaches frena el desarrollo de la agricultura y por otra parte un centro urbano como Pueblo Bonito sirve de defensa ante las culturas mesoamericanas.

Principales Culturas de Norteamerica

Un clima más templado y hospitalario, por situarse entre el Pacífico y una línea de montañas, es el que animó al área cultural de la Costa del Noroeste (en la que actualmente se ubica Washington). Desde el 10000 a.c se registran la caza y la recolección como formas predominantes de subsistencia, orientándose hacia el 3000 a.c a actividades relacionadas con el mar, como la recolección de moluscos, que originó diversos asentamientos estratificados y regidos por jefaturas. Los símbolos jerárquicos van más de allá de peines, pipas y brazaletes, se manifiestan especialmente en los tótems de madera tallada.

Pueblos de esta área fueron los Nootka, Tlingit y Tsimshian. La práctica social que los hace memorables hasta nuestros días fue la del potlatch, el hacerse de prestigio dando obsequios a los pueblos vecinos, llegando incluso a destruir las propias pertenencias en muestra de abundancia y poder.