Coyoacán es una de las 16 delegaciones de México D.F, ubicada al sur de la ciudad. Fundada en 1522 por el conquistador Hernán Cortés, actualmente es el punto de encuentro de todos aquellos que buscan cambiar el caótico ambiente de la capital por el calor festivo de sus bellas calles coloniales.

Plaza Hidalgo: Refugio Festivo en Coyoacan

Pensada para constituirse como un suburbio, Coyoacán se vio desbordada a mediados del siglo XX con la constante afluencia de población del interior, por lo que con los años se convirtió en la práctica en un anexo periférico de la Ciudad de México.

Con un diseño colonial de calles empedradas y plazas amplias, ofrece un ambiente tranquilo que en las noches se ilumina con los brillos del carnaval. Sus principales atractivos son sin duda: El Palacio de Cortés, el Jardín Centenario y las Iglesias de Santa Catarina, San Juan Bautista y Concepción, además de la Plaza Hidalgo, ícono de Coyoacán.

Sobre esta última es que se concentra la mayor parte de la actividad en la zona. La Plaza Hidalgo –nombrada así en honor al sacerdote Miguel Hidalgo- es el punto de encuentro obligado de todos aquellos viajeros que llegan a Coyoacán, ya sea locales o extranjeros. Rodeada por cafés, librerías y restaurantes, el ambiente intelectual se respira por doquier y es que no podía ser de otra forma dado los ilustres huéspedes que ha acogido la plaza como Frida Kahlo, Diego Rivera (cuyas pinturas se exhiben en el museo de Anahuacalli) e incluso León Trotsky, el ideólogo bolchevique.

Finalmente, los fines de semana son de fiesta pues se instala un bazar en la Plaza Hidalgo y las noches se llenan de color para recibir a los entusiastas que pueden disfrutar de presentaciones teatrales de los artistas a la luz de la luna. Un destino imperdible tanto para los viajeros ocasionales y los que hacen turismo histórico.