Unas de las cosas que más nos asombran de la antigüedad son las dimensiones de sus estructuras. En un mundo en donde lo sagrado debía reflejarse en la ostentación mundana, la arquitectura majestuosa debía ser imponente y trascendental. En el continente asiático, existen muchos de estos templos y palacios, que son un testimonio de la grandeza del pasado.

Mausoleo de Zhao Ling

Tal es el caso del Mausoleo de Zhao Ling, hecho para el emperador Taizong, uno de los más grandes gobernadores de la era Tang, bajo cuyo mundo el imperio se estabilizó y gozo de una gran prosperidad cultural y religiosa. El complejo se encuentra situado en China, en la provincia de Shaanxi, en una montaña cuya altitud es de 1188 metros sobre el nivel del mar. Es considerado uno de los más grandes mausoleos del mundo: su área es circunferencial y es de 200 kilómetros cuadrados. Tiene alrededor de 180 tumbas acompañantes destinadas para ministros, oficiales de alto rango y familias importantes; que giran alrededor de la tumba del emperador supremo. Se dice que su construcción demoró 107 años. Debido a que gran parte de las estructuras se encontraban bajo tierra, muchas de las tumbas y salas rituales, incluida la del emperador, han colapsado. Las estructuras exteriores, sin embargo, se han logrado mantener. De entre las más importantes se encuentran: el salón del sacrificio, la ciudad imperial, el altar del sacrificio, la puerta del pájaro escarlata, la puerta que lleva al camino oculto, etc.

Mausoleo Zhao Ling2

Tanto fuera y dentro del Mausoleo de Zhao Ling se encontraron múltiples artefactos de valiosa importancia arqueológica como: vasijas finas, esculturas tanto de figuras como murales, pergaminos que contienen mucha caligrafía, pinturas, utensilios, cerámica, etc. Esta producción cultural ha sido de valiosa importancia para adentrarse en la cosmovisión de la sociedad.