El Valle de Santiago es municipio perteneciente al Estado de Guanajuato. El Valle de Santiago ha sido desde sus comienzos un gran refugio para las tribus recolectoras que se servían de este terreno propicio para la vida gracias a que usaban los volcanes y lagos como si se tratasen de albergues temporales. Esta evidencia la encontramos por medio de los vestigios que quedaron en la pedacera de sus tiestos y también inmortalizadas en las pinturas que se hallaron en sus cuevas, cuando los hombres se resguardaban del frío.

Valle de Santiago: El País de las Siete Luminarias

El Valle de Santiago recibió a los primeros humanos que llegaban del norte y se asentaban en las zonas vacías alrededor del gran lago, más adelante al Bajío, y así muchas seguían avanzando dejando un legado cultural impresionante que se puede estudiar gracias a los vestigios arqueológicos en los distintos sitios.

La ciudad principal fue fundada en 1607 cuando llegó a ella un grupo de españoles provenientes de la reciente zona fundada como Salamanca, esto podemos saberlo gracias al historiador y geógrafo Dn. Pedro Gonzáles. El Valle de Santiago es muy famoso por sus cráteres, pues muchos componen gran parte del territorio. También se le conoce como el País de las Siete Luminarías, ya que son tantos los cráteres que lo rodean que es el número 7 el que se usa como símbolo y número mágico.

Valle de Santiago: El País de las Siete Luminarias

Aunque ahora se conoce como Valle de Santiago, es bien sabido que en un principio llevaba el nombre de Caménbaro, palabra proveniente de la lengua purépcha, que quiere decir “lugar de estafiate” (plantas salvajes de la zona). Otra característica de la zona es la eficiencia y el desarrollo que ha surgido a favor del ganado porcino que lo ha convertido en una de las más grandes industrias que la representan.