En el mundo existen muchos parajes que nos asombran con su belleza y peculiaridad en flora y fauna, por esta razón el día de hoy nos transportamos hasta Nueva Escocia, Canadá para hablarte acerca de la Isla del Roble o Isla Oak. Esta maravillosa isla posee 140 acres (57 hectáreas) ubicadas en el condado de Lunenburg, en la costa del océano Atlántico.

Oak Island: La Misteriosa Isla del Tesoro en Canadá

La Isla Oak forma parte de las casi 360 islas pequeñas que componen la Bahía de Mahone con una altura de 11m sobre el nivel del mar. En esta isla encontramos el famoso “Pozo del dinero” y en él se han realizado muchas excavaciones para tratar de recuperar un supuesto tesoro que ha sido enterrado hace muchos años. La isla requiere un permiso especial para visitarla ya es de propiedad privada.

Oak Island: La Misteriosa Isla del Tesoro en Canadá

El atractivo especial de la Isla Oak se debe a las historias que se tejieron en el siglo XIX las cuales pueden ser contradictorias, pero que aún siguen calando en el interés del público visitante, siendo la más conocida la siguiente: Se dice que en 1795 un joven de 16 años llamado Daniel McGinnis encontró una hondada circular hacia el lado sur de la isla, exactamente a lado de un árbol que albergaba marcas de un polipasto en una de las ramas. Aquí es donde McGinnis y sus camaradas John Smith y Anthony Vaughan excavaron hasta encontrar una capa de lajas con una profundidad de 30 cm. En las paredes del pozo hallaron marcas de un “zapapico” y siguieron excavando hasta encontrar una capa de troncos a 3 m; abandonando toda la excavación a los 10 metros.

Según los primeros relatos escritos se reporta que en las primeras excavaciones que se llevaron a cabo 8 años después de 1795 guiadas por los artículos originales y memorias escritas de Vaughan. Una de las empresas excavadoras fue la Onlow Company que realizó un viaje de 300 millas náuticas para hacer este trabajo y relata que a 27 metros se halló una piedra plana con un escrito que se tradujo como “14 pies abajo, 2.000.000 de libras esterlinas se encuentran enterradas. A pesar de ello no se ha encontrado dicho tesoro después de las numerosas excavaciones que no hacían más que inundar el pozo y abajo se quedaba la esperanza del dinero fácil.