Muchos ríos en Centroamérica forman parte de un ecosistema rico en flora y fauna que a lo largo de la historia han maravillado a los miles de visitantes que gustan disfrutar de sus aguas cristalinas y el ambiente desestresante que genera en ellos cada vez que visitan uno de estos parajes naturales. Visitar un río es estar en contacto con el medio ambiente y todo esto nos da una razón para conocer más acerca del Río Celeste que se encuentra en Costa Rica.

Río Celeste: Paradisíaco, Celestial y Azulado Río en Costa Rica

Este hermoso río se ubica en el cantón de Guatuso exactamente en la provincia de Alajuela, dentro del Parque Nacional Volcán Tenorio, que pertenece al Área de Conservación Arenal-Tempisque. Los ríos que forman el “Celeste” son: el río Buena Vista y el río Quebrada Agria que nace al pie del volcán Tenorio.

Gracias a su peculiar coloración (celeste) es que se ha convertido en un importante destino turístico nacional e internacional, lo que produce un notable plus en la economía costarricense en la región. La coloración es el resultado de un efecto óptico que produce la dispersión de la luz solar, sumada a la importante concentración de aluminio que tiene sus aguas.

Río Celeste: Paradisíaco, Celestial y Azulado Río en Costa Rica

Como en la mayoría de regiones que cuentan con un río cerca, se han tejido una serie de leyendas acerca del color que posee el Río Celeste. La más difundida ha sido la leyenda local que cuenta que el color que tienen las aguas del río se produjo en el momento que Dios terminó de pintar el cielo y lavó los pinceles en el agua del río Celeste, dejándolo del color convencional.

Los principales atractivos turísticos que encontraremos son: la catarata, los teñideros que muestran la confluencia de sus afluentes y nos regalan unas vista de aguas color celeste, turquesa o azul profundo. También podemos disfrutar de las aguas termales, la vista al volcán Tenorio; el bosque tropical que lo rodea, la laguna celeste y la Academia Bloominista.