Entre los ríos más importantes y visitados de la hermosa América del Sur, se encuentra el Río Paraná que cruza por la mitad sur de nuestro continente y se une a la extensa cuenca del Plata, que a su vez toma las aguas de ríos como: Paraná, Paraguay, Uruguay y sus distintos afluentes y humedales tales como el “Pantanal”, Esteros del Iberá y el Bañado de la estrella. Lleva el título de la segunda cuenca más extensa de Sudamérica, pues el primer lugar lo tiene el caudaloso Río Amazonas.

Río Paraná: Río de Triple Frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil

Es importante el caudal de este río, pues al unirse con el río Uruguay van a dar origen al Río de la Plata. Aquí el Paraná desemboca en una delta que está siempre en crecimiento, gracias la cantidad de sedimentos que recibe de los ríos Paraguay y Bermejo. El nombre del río Paraná hace alusión al apócope de la expresión “para rehe onáva” que traducido del idioma tupi, quiere decir “pariente del mar” o “agua que se junta con el mar”.

El nacimiento del Paraná se origina en los estados brasileños de São Paulo, Minas Gerais y Mato Grosso del Sur. Nace de la confluencia del río Grande y el río Paranaiba.

Río Paraná: Río de Triple Frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil

El río Paraná marca la frontera con el estado de Mato Grosso del Sur, con los de São Paulo y Paraná hasta llegar a la ciudad de Salto de Guiará; aquí se marca la frontera con Brasil y Paraguay con una extensión de 190 km hasta la famosa “Triple Frontera” que existe entre Paraguay, Argentina y Brasil.

Hasta llegar a la desembocadura del Río de la Plata se puede utilizar el Río Paraná como límite natural que facilita el orden a diversas provincias, pues a su derecha se ubican las provincias de Chaco, Santa Fe, Buenos Aires y la izquierda se hallan las de Misiones, Corrientes y Entre Ríos.