El idioma chino es uno de los más complejos de aprender, sin embargo es inevitable reconocer su importancia en este mundo donde la economía china se perfila como nueva potencia. El compromiso para aprender esta lengua es fundamental al igual que la práctica diaria para poder dominarla con éxito. En este post hablamos de consejos básicos para aprender chino mandarín.

¿Cómo Aprender a Hablar Chino Mandarín? Tutorial Rápido y Fácil

Debes practicar en un ambiente tranquilo con tus libros de textos, con amigos que también gusten de este gusto o inscribirte en algún centro cultural donde impartan clases de este idioma. En la actualidad también existen escuelas de idiomas en línea, lo que te permitirá aprender chino mandarín desde la comodidad de tu casa a través de internet.

Para aprender chino mandarían primero debemos conocer el uso de los tonos de mandarín, pues el chino es una lengua tonal; esto quiere decir que los diferentes tonos pueden cambiar el significado de una palabra, incluso si la pronunciación y la ortografía son similares de algún modo.

El primer tono es un tono alto y plano, donde la voz se mantiene plana, y que no existe aumento o caída en la forma que sueña. Para hacer esta diferencia tenemos como ejemplo la para “ma” (tono plano) y “má” (tono elevado).

El segundo tono es el ascendente; la voz se eleva a un tono medio como si estuviésemos pidiendo algo a alguien. Ejemplo ¿Eh? O ¿Qué? Se indica mediante el símbolo mǎ.

¿Cómo Aprender a Hablar Chino Mandarín? Tutorial Rápido y Fácil

El tercer tono se parece al movimiento de una pala cuando se está excavando, parte desde un tono medio y luego a uno bajo para regresa a otro alto. El tercer tono también se indica mediante el símbolo: mǎ.

Por último tenemos al cuarto tono que es un tono descendiente. El tono sube y baja rápidamente como si fuese una orden. Ejemplo: “¡Detente!”. Este cuarto tono también se indica mediante el símbolo: mǎ.

Estos conceptos son básico para iniciar el aprendizaje del chino mandarín, pero mucho tendrá que ver tu perseverancia y constancia como en tantos otros retos de la vida.