Las civilizaciones que habitaron el territorio peruano han dejado una huella importante en la historia del país incaico. Una de las culturas más influyentes fue Huari o Wari de la cual hablaremos en este post, pues bien vale la pena rescatar un poco de la historia de Sudamérica.

Cultura Huari: Resumen, Historia y Características

El estado imperial Huari se creó en base a una un existente pequeño reino que se alojó en la zona que hoy corresponde al departamento de Ayacucho en Perú, también conocida como el reino “Huarpa”. Esta pequeña organización tenía antes del siglo X mucho comercio con culturas como Nazca y también con la zona del altiplano. Desde sus inicios los Huari fueron una etnia que supo asimilar lo mejor de la cultura Huarpa, algunos elementos de Nazca y más caracteres de la región Tiahuanaco.

El desarrollo de esta cultura se produjo gracias al avance de la agricultura y la ganadería, de este modo pudo expandirse por casi todo el territorio peruano. Por esta razón se le conoce como “cultura Pan andina” que tenía una buena administración de todas las regiones sometidas, en las cuales se crearon Centros Urbanos Administrativos que funcionaban como ciudades cabeza de región. Este imperio se expandió a través de las conquistas militares, pues los hombres Huari eran muy aguerridos.

La organización rural Huari se debe gracias al sistema similar que tenían los Huarpa, Nazca y Tiahuanaco. Llegaron a mejorar la artesanía y la cerámica. Adoptaron los dioses de los Tiahuanaco, así como sus mitos y sistema de leyes.

Profundizando más en la organización social Huari, podemos centrarnos en la orientación urbana y militar. La cultura Huari sostenía una fuerte jerarquía social que reposaba en las clases dirigentes, entre ellos los sacerdotes y en especial los guerreros. Algunos historiadores piensan que tanto Huari como Tiahuanaco formaban un estado dual. Pero el problema por el cual la civilización no prosperó fue que creció tan rápido que no pudo cubrir las exigencias de una cultura que se terminó desmoronando.