El Antiguo Egipto encierra una serie de símbolos y misterios siempre ligados al lado místico y sobrenatural. Muchos de los artículos o animales también jugaron un rol importante incluso llegando a ser relacionados con dioses y venerados de la misma manera. En este post conoceremos más acerca del escarabajo egipcio y su importancia dentro de esta cultura.

El escarabajo egipcio o también escarabeo era un amuleto de vida y poder, con forma de escarabajo pelotero que representaba al Sol naciente y era considerado símbolo de la resurrección en la mitología egipcia. Los significados de este animal varían, pues en vida se pensaba que brindaba protección contra el mal visible e invisible otorgando diariamente fuerza y poder. En la muerte quien lo portaba adquiría la posibilidad de resucitar y alcanzar la vida eterna.

La leyenda del escarabajo se encuentra relacionada con el dios Jepri quien era la forma de Ra como Sol naciente y era el símbolo de la constante transformación dela existencia. Muchas especies de escarabajos peloteros gozaron de un estatus sangrado entre los egipcios, en especial el Scarabeus sacer.

El nombre jeroglífico se translitera como hpr (o xpr) y se traduce como “convertir” o “transformar”. El otro término derivado hpru (o xprw) se puede traducir como “forma”, “transformación”, “suceso”, “modo de ser” o “el autocreado”, todo dependía de la situación. Podía tener un significado existencial, ficticio u ontológico.

El escarabajo estaba ligado a Jepri el “autocreado”, este era el dios asociado al Sol naciente. Antiguamente se pensaba que el escarabajo era simplemente de género masculino y que se reproducía colocando su semen en una bola de estiércol. La supuesta auto-reproducción de escarabajo era la que guardaba relación con Jepri, que se creó a sí mismo de la nada. Por último la bola de estiércol rodada siempre por el escarabajo se asemeja al sol.