El Bracco Italiano es una raza de perro de caza oriunda del norte de Italia. Surgió en la Baja Edad Media para cazar aves, y en la Segunda Guerra Mundial casi desaparece.

Características del Bracco Italiano

Características

Son perros con gran resistencia y se adaptan a todo género de caza.

Su cabeza es angulosa y estrecha, su hocico ligeramente acarnerado o recto. Tienen ojos de expresión dulce y sumisa. Su cuello es fuerte y en forma de cono truncado, mientras que la garganta presenta una papada ligera. Su cuerpo es compacto y firme, el pecho amplio y profundo, los hombros robustos, los antebrazos vigorosos y sólidos. Sus muslos son largos, musculosos y robustos. La cola es recta, de pelo corto.

Su pelaje es corto y se puede encontrar en colores blanco, blanco con manchas naranjas o ámbar, blanco con punteado naranja, blanco con manchas naranjas, blanco con manchas marrones y blanco con punteados marrones.

Las hembras miden entre 55 a 62 centímetros de altura, mientras que los machos entre 58 a 67 centímetros de altura. El peso oscila entre los 25 y 40 kilos.

Temperamento

Son perros amigables, inteligentes, juguetones, cariñosos, sociables, leales, pero también obstinados. Se llevan bien con los niños y con los demás perros

Cuidados

El Bracco italiano puede sufrir diversos problemas oculares hereditarios, displasia de cadera y codo.

El Bracco italiano por ser un perro de campo es recomendable ofrecerle largas caminatas y carreras. Les encanta nadar y recuperar cosas. Lo más aconsejable son 2 horas como mínimo de ejercicio al día.

Se le debe asear y peinar una vez por semana.