Estar cerca de un volcán es una de las experiencias más emocionantes que puede hacer una persona. Presenciar esa monumental obra de la naturaleza que se erige en un paisaje natural, a la vez que sentir ese temor por su inminente erupción es una mezcla que puede mantener despierto a cualquiera.