Existen en el mundo variedad de ciudades abandonadas, conocidos también como pueblos fantasmas, destinos misteriosos que parecen haber salido de una película. Estas ciudades fueron en algún momento núcleos urbanos de gran riqueza gracias a rutas comerciales cercanas, o minas de oro o diamantes, pero con el tiempo quedaron desoladas y en el olvido.