Inicio Cultura Leyendas Manco Cápac y Mama Ocllo: Resumen e Interpretación de la Leyenda

Manco Cápac y Mama Ocllo: Resumen e Interpretación de la Leyenda

La leyenda de Manco Capac y Mama Ocllo también conocida como La leyenda del Lago Titicaca es una leyenda que se trata de explicar los orígenes e inicios del imperio incaico así como la fundación del Cusco.

Manco Cápac y Mama Ocllo: Resumen e Interpretación de la Leyenda

La leyenda se transmitió de manera oral, de generación en generación hasta que fue recopilada por el cronista mestizo Inca Garcilaso de la Vega.

Leyenda

Según esta leyenda, en una época en la que la Tierra estaba llena de plantas y animales, Inti, el Dios Sol decidió que faltaba algo. Por ello tuvo un hijo llamado Manco Cápac o Ayar Manco, y una hija Mama Ocllo, a quien le brindó como esposa. Ambos salieron de las aguas del Lago Titicaca para cumplir con la misión de fundar el imperio de los incas.

El Dios Sol, le brindo a Manco Cápac una vara de oro, con la indicación de que el lugar en donde se hundiera el bastón, fundarían el imperio incaico, el cual sería el centro del mundo.

Así, Manco Cápac y Mama Ocllo iniciaron una travesía a más de 3,000 metros de altura sobre el nivel del mar, rumbo a lo desconocido pero en busca de la tierra prometida. Al llegar a ciertas regiones, los lugareños los confundían con dioses debido al brillo de sus vestimentas y joyas.

Durante varios meses recorrieron el altiplano hasta que llegaron a un valle fértil y majestuoso con abundante vegetación e imponentes montañas. Ese fue el lugar en donde la vara de oro se hundió con facilidad en la tierra. Así estableció el lugar del imperio y la fundación de la ciudad del Cusco, el ombligo del mundo. A los pobladores de las zonas cercanas, Mano Capac les enseñó a cazar, sembrar, construir acueductos, criar a los ganados, convivir en sociedad y adorar al dios Inti para civilizarlos, mientras que Mama Ocllo se dedicó a enseñarles a las mujeres técnicas de textilería y a hacer actividades domésticas.

Pasaron varias generaciones y sus descendientes heredaron el imperio: los Incas.

Interpretación

La leyenda nos habla de personajes míticos de origen divino que llegan con una misión civilizadora. Son buscadores de tierras fértiles que ambicionan a dedicarse a tareas agrícolas.

La varilla de oro que se hunde en la tierra simboliza a la planta en el suelo con el fin de florecer.

Según los historiadores, Manco Cápac representa a la nación Tiahuanaco que vivía en la región del sagrado Lago Titicaca, quienes en busca de terrenos más fértiles buscaron migrar hacia una región rica y amplia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.