Cada pasajero tiene derecho a subir a bordo de un avión con una maleta de mano. Debido a las limitaciones de espacio en cabina, no se pueden llevar equipajes muy grandes. Si los vuelos son de alta ocupación, es possible que algunos equipajes de mano sean retirados y llevados a bodega sin coste alguno.