Los monumentos religiosos son considerados como lugares sagrados para diversas religiones que conllevan un gran legado espiritual, y aunque muchos de ellos existen desde hace siglos siguen siendo lugares vivos pues gracias a sus fascinantes arquitecturas son visitadas tanto por peregrinos como por turistas.