El Perú no sólo es conocido por su gastronomía, sino también es un fascinante destino playero de paradisiacas playas de singular belleza y paisajes de puerto que no tienen nada que envidiar a las playas extrajeras.