Las plazas constituyen el principal símbolo de una ciudad. Es el corazón de la vida urbana. En ellas se desarrollan muchas actividades públicas, sociales y comerciales. Algunas llegan a ser el centro político, religioso y militar de un Estado porque alrededor de ellas se erigen los edificios más importantes de una Nación.