El turismo es una de las actividades económicas que fuertemente son y se proyectan como principales fuentes generadoras de ingreso de dinero a su respectivo país, y no está equivocada tal postura pues el turismo ha dado las condiciones necesarias para que diversos lugares en el mundo sean conocidos y promocionados y así tratar de dejar de ser un país pobre y mantenerlo en constante movimiento para ser posible ser un país en vías de desarrollo.

Según un estudio realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) es el sector turismo el responsable del 5% de las emisiones de efecto invernadero que causan el calentamiento global. Es por ello que el turismo debe apostar por la sostenibilidad del ambiente porque si no se protege el producto de ello será la propia destrucción. De esta manera, proteger al ambiente involucra que se designe algunas normas para tratar de que haya menos turistas y por consiguiente, haya menos impacto en el territorio.

Las Naciones Unidas ha iniciado campañas para practicar turismo responsable y de cierta manera promocionar además el turismo lento, el cual puede realizarse por medios de transportes menos contaminantes como el tren y el barco, o realizar viajas a destinos más cercanos para así evitar una impresionante ola turística.