Arabia Saudita es un país sumamente restrictivo. La cultura de Arabia Saudita está codificada por la religión y los principios morales heredados de una larga tradición cultural musulmana. Tanto el comportamiento, la vestimenta y la alimentación están sujetos a las restricciones que aplica la Sharia o ley islámica.