Son muchas las culturas que a lo largo de la historia han tratado de explicar el origen de su civilización y una de ellas es el caso de la cultura Lambayeque o Sicán y la leyenda de Naylamp.

Naylamp: Leyenda y Mito Resumido

Naylamp o Ñañlap es un personaje mitológico y legendario del Antiguo Perú, considerado por algunos como un dios extraterrestre y por otros como un viajero de tierras lejanas (algunas hipótesis indican que podría ser un hombre asiático, otras un mesoamericano de origen maya y hasta se habla de un hombre del Ecuador).

A Naylamp se le representa con rasgos antropomorfos y zoomorfos combinados, destacando los ojos almendrados y la alas que le brotan de los costados. Asimismo, suele estar ataviado con una mitra o sombrero, signo de su alta jerarquía.

Su nombre significa en lengua moche “ave o gallina de agua”.

Leyenda

Cuenta la leyenda que este personaje provino del mar, desde el sur, con una flota de balsas. Naylamp llegó a las costas de Lambayeque, junto con un séquito de funcionarios, versados en diferentes artes y oficios, así como su esposa Ceterni y varias concubinas.

Naylamp trajo consigo la civilización a las tierras lambayecanas, a donde fundó un reino y dinastía. Construyó un templo al que nombró Chot, y allí colocó un ídolo de jade verde al que llamó Yampallec, de donde provendría el nombre Lambayeque.

Naylamp sería pues el fundador legendario del Reino Lambayeque en el siglo IX d.C. Según el mito, Naylamp era inmortal y regresó a su lugar natal en forma de ave.

El último de los doce monarcas de la dinastía Naylapmp, el rey Fempallec, quiso cambiar de sitio el ídolo Yampallec, lo que acarreó la ira divina. Estando en ese trance, un demonio en forma de mujer se le apareció y lo tentó a tener relaciones sexuales, y como castigo divino, hubo un gran diluvio que duró 30 días, al que sucedió un periodo de sequías y hambruna como nunca se había visto (posiblemente se trata. Los sacerdotes culparon de los desastres a Fempallec, y en venganza, lo ataron de las manos y los pies, y lo echaron al mar. Así finalizó la dinastía de Naylamp. El valle de Lambayeque quedó sumido en el caos y así el reino Chimú logró conquistar la región en el siglo XIV.