Si estás en el País Vasco y ya conociste a la Cueva de Pozalagua, no puedes dejar de conocer a la Cueva de Santimamiñe, ubicada en Kortezubi, específicamente cerca de la ermita San Mamés, al pie del Monte Ereñozar.

 

Se trata de un monumento natural donde se han encontrado algunas pinturas rupestres realizadas por hombres del paleolítico, por lo que podríamos considerarla como uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la zona. Asimismo te interesará saber que desde el año 2008 es considerado como patrimonio de la humanidad. En estos días las cuevas se encuentran cerradas por su deterioro, pero podemos realizar un viaje virtual hasta que sea restaurada.