Planear unos días de relax y descanso pleno es el sueño de muchos viajeros. Normalmente suelen tenerse diversidad de rutas y destinos pero si de lugares especiales se trata entonces el Tíbet estaría dentro de los destinos que mayores satisfacciones brindan al turista. El Tíbet es a lo largo de la historia de la humanidad uno de los lugares que ha despertado gran interés, motivado principalmente por su ubicación en la cordillera del Himalaya, la cima del mundo. De esta manera, visitar el Tíbet constituye una gran aventura, además, sus lugares turísticos ofrecen las condiciones necesarios para pasarla muy bien.

Guia de Viajes al Tibet

El Tíbet es una región autónoma del suroeste de China, exactamente ubicada en el Asia Central cuya capital es Lhasa. Los visitantes no tienen de qué preocuparse con respecto a las condiciones atmosféricas pues presenta clima templado de montaña, con temperatura comparativamente baja y poca precipitación. Además, presenta aire fino pero con sol abundante.

El Tíbet es también conocido como “la azotea del mundo” puesto que cuenta con picos nieve-capsulados de gran belleza y fisonomía. Así también, está rodeado de glaciares, fabulosos ríos anchos, lagos únicos de montaña, áreas pastorales extensas, monasterios magníficos con brillante arte religioso, costumbres étnicas interesantes y muchos aspectos más de singular atractivo.

Guia de Viajes al Tibet

En el Tibet no podemos dejar de visitar las regiones de Qamdo, Nagqu, Ngari, Nyingchi, Shannan y Xigatse, a donde encontraremos parajes bellísimos a donde se puede practicar ecoturismo y turismo de aventura.

Otros destinos importantes son el Monte Kailash, sagrado para los tibetanos, budistas e hinduistas; la Reserva Natural de Qomolangma, junto al Monte Everest; el Parque Nacional del Río Yarlong; el Palacio de Potala, el Palacio Norbulingka y el Templo de Jokhang; el Monasterio de Jashilumbu, el Monasterio de Sera, el Monasterio de Drepung y el Monte Gephel.