Cada país cuenta con una cultura especial que lo diferencia entre los demás y uno de ellos es el país del “sol naciente”, es decir Japón que es reconocido a nivel mundial por su progreso y su ordenada economía. Por ello el día de hoy conocernos un poco más acerca de la cultura nipona.

Costumbres y Tradiciones de Japón

Los países lejanos como Japón siempre despiertan la curiosidad de las personas en Occidente que se encuentran a unas 25 o 30 horas de distancia (en avión) de algunos países de Sudamérica.

Comenzaremos por decirte que en Japón se suelen construir desde hace mucho tiempo las puertas que se abren al revés (hacia afuera) para facilitar la salida de las familias en caso de terremoto.

Los japoneses no cuentan los números con los dedos al igual que nosotros (extendiendo los dedos) sino que invierten el proceso (ocultando los dedos).

En Japón se cree que el tipo sanguíneo define el carácter de una persona, y suelen seleccionar personal para trabajar de acuerdo al tipo sanguíneo.

También están acostumbrados a evitar el contacto físico o visual mientras se entabla una conversación con alguna persona.

Costumbres y Tradiciones de Japón

En el aspecto laboral en Japón se acostumbra esperar que el jefe se vaya a casa primero y solo ahí es que lo empleados también pasan a retirarse. En una reunión formal siempre suelen llevar una pequeña tarjeta de presentación y entregarla con las dos manos y boca arriba.

La escritura es de derecha a izquierda y en vertical, por ello es que resulta complicado de entender para los occidentales.

Si estás de visita por Japón podrás ver personas en cuclillas en las calles mientras aguardan la llegada del bus, el metro o un amigo incluso pueden quedare conversando entre ellos y en esta posición.

Los japoneses nunca se suenan la nariz en frente de otra persona, ello se retiran discretamente sin que nadie lo noto y tratan de hacer el menor ruido, para ellos la expresión facial cuenta mucho más que los palabras.

Como todos ya conocemos el saludo en Japón es distinto al de Occidente. No se da la mano ni se palmotea la espalda sino que hacen una reverencia.