Las culturas europeas llevan consigo esa experiencia milenaria que por muchos años les ha dado el control de gran parte del planeta. Una de estas culturas es la inglesa, pues en Inglaterra existen muchas costumbres que hasta el día de hoy son tan marcadas que las podemos identificar en cada uno de sus ciudadanos.

Costumbres y Tradiciones de Inglaterra

Es inevitable reconocer el aporte de los ingleses al mundo moderno. Una de las costumbres que más los caracteriza es el infaltable té de las 5 de la tarde que lleva el nombre de Five O’clock Tea.

También son los creadores del deporte más apasionado del mundo, es decir, el fútbol. Sin embargo su fanatismo se refleja en el críquet (deporte inglés por excelencia).

La gente inglesa es muy disciplinada y de buenos modales, son tan formales como los puedes ver en las películas, para ellos el saludo es el principal gesto de cortesía entre las personas acompañado de una agradable sonrisa. Tal vez podamos pensar en los ingleses y nos imaginemos a personas frías y pedantes, pero en realidad es todo lo contrario siempre están dispuestos a dar un buen apretón de manos sean hombres o mujeres. Los ingleses solo saludan con un beso en la mejilla a amigos o personas muy cercanas.

Costumbres y Tradiciones de Inglaterra

En cuanto a la gastronomía, el plato principal que se degusta en Inglaterra es el pescado con patatas, sin embargo también se consume carne de vaca, cordero, pollo, sándwiches o vegetales. Las bebidas que acompañan siempre estos manjares son el té (infaltable), pero también se bebe café. Si se trata de licores los más consumidos en los “public houses” (pubs) son: la cerveza amarga y el whisky. En la actualidad existen alrededor de 60 mil pubs por todo el Reino Unido, aquí es donde se concentra la mayor parte de la vida social del país, pues se come se bebe y conversa amenamente.

El pueblo inglés suele ser muy supersticioso. Entre las principales supersticiones están la de tocar maderas, el creer en que la suerte les llegará al encontrar un trébol de cuatro hojas o almacenar dinero en los bolsillos cuando se trata de una prenda nueva. También procuran no cruzarse con un gato negro y aprovechar el cuarto creciente en la Luna para visitar al peluquero.