Siendo la colonización española el mayor factor de fusión entre la gastronomía chilena completamente autóctona y los ingredientes y estilos culinarios provenientes de la Europa ibérica, también se pueden apreciar pequeñas influencias de otros países de los cuales muchos inmigrantes llegaron a Chile. Algunos de estos casos podrían ser los de inmigrantes italianos, alemanes y portugueses, además de una marcada influencia de la cocina francesa en el siglo XX.

La gastronomía chilena tiende a utilizar insumos como pescados, mariscos, carnes, aves, maíz, papa, langostas, zapallo, plátanos, aceitunas, chirimoyas, lúcumas, palta, pulpo, entre otros.

Algunos de los platillos típicos de Chile son los sándwiches de Aliado, los de York, los Americanos, los Chacareros, los de Lomito, los de chemilico, los churrascos, las ave mayo, las fricandelas, los pollos a la brasa, las sopaipillas, los picarones, los calzones rotos, entre otros.

En cuanto a las bebidas encontramos harto consumo de chicha, vino, pisco chileno, y té.