El turismo literario es un tipo de turismo destinado para todas aquellas personas que gustan de la compañía de un buen libro en sus vidas. Esta clase de turismo se dedica principalmente a presentar a los viajeros cuales son las principales rutas y lugares públicos que inspiraron a la creación de un libro, siendo las acciones de este mismo supuestamente realizadas en las inmediaciones que buscamos conocer. Esto ayuda al lector a complementar y darle mayor solidez a su lectura, dándole un toque mayor de realismo.

Turismo Literario: Viajando con nuestros libros favoritos

Son muchos los libros que pueden utilizarse para esta clase de turismo, obviamente la mayoría presenta una historia ubicada en un ambiente real, a pesar de algunos títulos de ciencia ficción y otros temas. Todo es cuestión de llevar contigo tus libros favoritos y realizar un viaje único hacia los lugares que sirvieron de inspiración a los autores que respetas.

Un claro ejemplo de esto puede ser Fiesta, uno de los libros más celebres en la loable carrera de Ernest Hemingway, para este libro el autor estadounidense se basó en todo lo que le resultó atractivo en cuanto a un país como España, lugar donde sus personajes se ven estimulados debido al nuevo ambiente que los rodea. El mundo de las corridas de toros inspiraría a Hemingway a crear esta obra, siendo Pamplona el destino indicado; en Fiesta se describe varios lugares como pueden ser hoteles, calles, espacios naturales y bares que alguna vez el autor norteamericano conoció en sus constantes viajes a España.

En otros casos podemos encontrar a San Petersburgo como una ciudad muy didáctica a la hora de presentarnos los principales lugares donde se llevaron a cabo los hechos de un libro tan influyente como viene a ser Crimen y Castigo de Dostoievski. En un viaje a esta importante ciudad rusa se puede conocer las principales calles en los que se llevan a cabo los hechos más importantes de la historia literaria.

Lo mismo sucede en Dublín, lugar donde ocurren los hechos de la mundialmente loada Ulises, una de las principales obras en la carrera de James Joyce, uno de los más grande escritores del modernismo europeo a inicios del siglo XX.